POR QUÉ Y PARA QUÉ

//POR QUÉ Y PARA QUÉ

POR QUÉ Y PARA QUÉ

¿Tiene el mismo sentido una pregunta utilizando por qué y para qué?

En castellano es importante conocer la diferencia entre preposiciones que son similares y que, sintácticamente hablando,  pueden utilizarse en el mismo lugar en una oración. Hablamos concretamente de por qué y para qué.

Si retrocediendo en el tiempo nos vamos a nuestros primeros años de la etapa escolar, tal vez nos venga el recuerdo de aquella lista de preposiciones que teníamos que memorizar prácticamente cantando. Lo que en aquel instante para un niño carecía de utilidad, en la edad adulta y en determinadas facetas de nuestra vida, puede adquirir un peso significativo.

Desde la perspectiva del coaching, estas dos preposiciones en un primer momento pueden parecer lo mismo, pero los procesos mentales que se activan cuando se formula  una u otra  son completamente diferentes.

Un buen ejemplo sería:

Respondiendo a una pregunta que nos sirva de ejemplo: ¿Por qué me he quedado sin trabajo? ¿Para qué me he quedado sin trabajo?

El POR QUÉ es reactivo  nos lleva al pasado, a la justificación, a la culpa y al victimismo, a un camino mucho más cerrado donde las opciones son limitadas. Ejemplo: me he quedado sin trabajo porque no soy bueno, porque no me valoran, porque todo lo malo me pasa a mí. Nos limita a la realidad que se está viviendo en ese momento, proyectando las inquietudes en el pasado y percibiendo el futuro con pesimismo y preocupación.

El PARA QUÉ es proactivo nos lleva al futuro, nos alinea con un propósito. Nos hace responsables de nuestras decisiones. Ofrece posibilidad, significado y enfoque hacia un objetivo. Ejemplo: me he quedado sin trabajo para reflexionar sobre mis capacidades, reorientar mi futuro profesional, dedicarme a mi verdadera vocación. Desde el aprendizaje y la aceptación de la circunstancia, nos proyecta hacia el futuro, hacia la acción para cambiar la situación.

Dos de las principales habilidades en las que está basada la metodología utilizada en el coaching son preguntar y escuchar. Por eso es muy importante la utilización de preguntas poderosas, aquellas que, realizadas en el contexto y momento adecuados, permiten la toma de consciencia y despiertan posibilidades en el cliente. Procurando que sean preguntas abiertas para no limitar las capacidades del coachee.

 

 

Por | 2019-07-18T10:34:02+00:00 junio 19th, 2019|Coaching|Comentarios desactivados en POR QUÉ Y PARA QUÉ